miércoles, 23 de enero de 2008

Miradas

¿Qué miro tras los cristales?
Nada responde a mi mirada.
Tan sólo el negro asfalto,
tan sólo duro cemento.
Máquinas veloces,
personas sin sentido.

Muy vaga es la mirada,
el miedo no deja ver,
pero alguna mirada amiga
me observa.

Me pierdo en trozos de hielo,
en estos días tan tristes,
en estos días tan fríos.

Con una mano amiga,
mis lloros serán apagados.
Extiendo mi mano temblorosa;
quizá se sienta asida
por otra mano amorosa.


Aguanto otra mirada,
para que no se pierda
en un triste infinito.

Mis labios crispados por el miedo
serán sonrisa distendida
cuando choquen con los otros
que esperan anhelantes.

2 comentarios:

Cositas dijo...

Te vendré a ver con más tranquilidad, el fin de semana. Me encanta volverte a ver ; ).

Divagando dijo...

Tranquila, es que me sabía mal estar leyéndote y no decirte nada. El encanto es mutuo.